Back to top

Energy consumption and comfort gap in social housing in Madrid, through smart meters and surveys information

Description

El trabajo que se presenta explora las posibilidades para desarrollar un método de detección de situaciones de pobreza energética a partir de los datos de consumos energéticos registrados por los nuevos contadores inteligentes que están siendo instalados en sustitución de los tradicionales contadores de pasos. Para ello, resulta necesario contrastar los datos de los consumos realizados con la información obtenida a partir de encuestas realizadas a los habitantes. Se analiza la información declarada por los usuarios sobre sus hábitos energéticos, las fuentes de energía contratadas y las instalaciones térmicas de la vivienda. La comparación de la información recopilada pretende esclarecer si las necesidades energéticas de las viviendas están siendo satisfechas. La metodología que se concreta en este trabajo es una adaptación al contexto residencial español de pro-moción pública, a partir del procedimiento desarrollado y testado para 400 viviendas en Portugal por los in-vestigadores Gouveia y Seixas (2016, 2018) de la Faculdade de Ciências e Tecnologia de la Universidade Nova de Lisboa (FCT-NOVA). Se analizan en este caso 19 unidades de vivienda social en edificios multifamiliares representativos de la edificación de la periferia de Madrid producida entre los años 1940-80. A partir de los resultados se estudian las posibilidades del método para tratar de detectar la brecha entre las necesidades de energía (relacionadas con la satisfacción del confort térmico necesario para lograr unas condiciones de vida saludables) y el consumo que realmente se está dando en estas viviendas. El trabajo que se presenta explora las posibilidades para desarrollar un método de detección de situaciones de pobreza energética a partir de los datos de consumos energéticos registrados por los nuevos contadores inteligentes que están siendo instalados en sustitución de los tradicionales contadores de pasos. Para ello, resulta necesario contrastar los datos de los consumos realizados con la información obtenida a partir de encuestas realizadas a los habitantes. Se analiza la información declarada por los usuarios sobre sus hábitos energéticos, las fuentes de energía contratadas y las instalaciones térmicas de la vivienda. La comparación de la información recopilada pretende esclarecer si las necesidades energéticas de las viviendas están siendo satisfechas. La metodología que se concreta en este trabajo es una adaptación al contexto residencial español de pro-moción pública, a partir del procedimiento desarrollado y testado para 400 viviendas en Portugal por los in-vestigadores Gouveia y Seixas (2016, 2018) de la Faculdade de Ciências e Tecnologia de la Universidade Nova de Lisboa (FCT-NOVA). Se analizan en este caso 19 unidades de vivienda social en edificios multifamiliares representativos de la edificación de la periferia de Madrid producida entre los años 1940-80. A partir de los resultados se estudian las posibilidades del método para tratar de detectar la brecha entre las necesidades de energía (relacionadas con la satisfacción del confort térmico necesario para lograr unas condiciones de vida saludables) y el consumo que realmente se está dando en estas viviendas